Febrero del 2007


subsuelo

Publicado en Crónica de ultramar. el 27 de Febrero, 2007, 19:04 por Inari


en el metro,

frente a mi,
una mujer que viaja con maleta de ruedas,
labios con brillo y anillo en el dedo de los casados,
gorra azul, vaqueros, chamarra verde,
lleva una camiseta que pone
"yo soy propiedad de jesucristo"


metro insurgentes

camino desde su glorieta hasta el museo carranza:
cuando voy por primera vez a los sitios yo sola
en la primera impresión me pierdo,
perderse es, preguntarle a alguien por dónde se va a un lugar
y que parezca que sabes a dónde vas,
yo así, llegué a muchos sitios,
sitios que no sabía siquiera que existían,
pero que están en algún punto desconocido
que no deja de ser norte o sur u oeste o este
de un sitio en el que quizás si estuvimos


fui al museo a escuchar cuentos,

mientras aguardamos para entrar,
la señora que está sentada a mi lado habla de repúblicas y muros,
yo me pego a la piedra como si fuese un musgo muy verde que acaba de llegar,
el futuro de musgo implica palabras que se sienten con solo pensarlas,
los musgos suelen ser callados precisamente por eso


entonces anochece y los guardas encienden una bombilla:

rodeada de filamentos estoy a salvo

temazcalli

Publicado en Crónica de ultramar. el 18 de Febrero, 2007, 23:46 por Inari


Temazcal

este fin de semana conocí en todos mis sentidos, en todos los sentidos lo que es un temascal
 

la piel se dio la vuelta y me recordó unas cuantas palabras, me recordó unas cuantas preguntas, respondió incluso la verdad de la lluvia y yo observé como el venado que soy

porque vengo del sol me deshidrato con facilidad, porque vengo del sol aprovecha cada ocasión para dejar su huella en mi cuerpo pálidamente blanco, porque vengo del sol sentí la lluvia que despereza mi cuerpo y la memoria invisible de cada una de su gotas

el fuego alumbró mi nacimiento,
soy de sal para no olvidar nunca dónde me duele
cuando dejo de ser o dejo de ser porque me nombran desde un punto cardinal que desconozco

en letras grandes por qué y desde cuándo

me quedé velando el fuego y el sueño,
dormir al aire libre me recuerda a ousende y a requena,
a veces pasa que el recuerdo hace que falte gente o que la extrañe
la noche se llena de voces que me incendian como llamas,
el mundo es un jirón de niebla cuando intentamos crecer y no nos dejan,
entonces el fuego quema más y sigo caminado a la intemperie,
las figuras queridas son más que nunca
una bendición protectora, entonces la preguntas
son un telar en el mosaico del tiempo,
se regeneran inquietas porque el origen es el mismo
y sin embargo,

el fondo de la base es una jacaranda
que debe su nombre a las alondras

y no ser nadie es una posibilidad real para sobrevivir

 
p.d rebuscando en los restos de agua de la ducha
la humildad es un evento que recuerda
la multitud de voces que me alzaron
por encima del cielo:

sin piel y sin camino
proseguí cantando

 

 

esto es méxico

Publicado en Crónica de ultramar. el 10 de Febrero, 2007, 20:18 por Inari

la palabra que sana

Publicado en Crónica de ultramar. el 10 de Febrero, 2007, 15:48 por Inari













































mi nombre en un andén

Publicado en Crónica de ultramar. el 9 de Febrero, 2007, 16:57 por Inari

en méxico no hay tren, quedan restos de las vías

los rieles o railes están tendidos sobre una larga cama de maderas
que son como los trastes de una guitarra,
esta larga cama de maderas también se conoce como bellos durmientes

"de los recuerdos aquellos me queda presente
el guitarreo del tren en los bellos durmientes
los vagabundos que cuentan su vida y su muerte
y uno está hecho de aquellos sonidos ausentes
", dice jaime lópez

¿quién pensaba que los bellos durmientes no existen?

Luís García Montero

Publicado en La palabra que sana. el 8 de Febrero, 2007, 17:59 por Inari

YO SÉ QUE EL TIERNO AMOR ESCOGE SUS CIUDADES...

Yo sé
que el tierno amor escoge sus ciudades
y cada pasión toma un domicilio,
un modo diferente de andar por los pasillos
o de apagar las luces.

Y sé
que hay un portal dormido en cada labio,
un ascensor sin números,
una escalera llena de pequeños paréntesis.

Sé que cada ilusión
tiene formas distintas
de inventar corazones o pronunciar los nombres
al coger el teléfono.
Sé que cada esperanza
busca siempre un camino
para tapar su sombra desnuda con las sábanas
cuando va a despertarse.

Y sé
que hay una fecha, un día, detrás de cada calle,
un rencor deseable,
un arrepentimiento, a medias, en el cuerpo.

Yo sé
que el amor tiene letras diferentes
para escribir: me voy, para decir:
regreso de improviso. Cada tiempo de dudas
necesita un paisaje.

Luís García Montero

interés general

Publicado en Crónica de ultramar. el 7 de Febrero, 2007, 18:12 por Inari

vivo en una calle con nombre de islas

la paralela a esta calle es canarias

y si camino unas cuadras
-atravieso el eje central que en realidad es un océano-

llego a galicia

aparecen los rayos del sol caminando a mi lado
los tiempos no se corresponden con el acontecer de los días


la gente camina ligera como un viento simple
un eco lejano de un paso sediento


esta ciudad podría ser de cualquiera
que quisiese escucharla

sobre espirales (actualización 1)

Publicado en Crónica de ultramar. el 3 de Febrero, 2007, 0:21 por Inari


algunas espirales famosas:


1. remolacha (o betabel)
2. las caracolas
3. el adn
4. los caracoles
5. los tornados
6. algunos fractales
7. algunas galaxias
8.el encuentro en el país de las nubes
9. los pensamientos enamorados (Ophir)
10. la culebra de nuevo morelos (Ophir)
10. jorge drexler y la espiral de su caracola  (
Ophir)

p.d. se siguen aceptando sugerencias


la verdadera historia de lobo lópez

Publicado en Crónica de ultramar. el 1 de Febrero, 2007, 1:57 por Inari


kiko, o mejor dicho kikísimo veneno, tiene una canción que se llama lobo lópez
es, una de esas canciones de la vida, la banda sonora de todas las cocinas en las que bailé con teresa, un acompañamiento continuo

kiko tocó hace unas fiestas allá, en la plaza de santa maría, pol estaba enfermo, la jane andaba en otra ciudad haciendo de las suyas, la esme trabajaba y manolito dijo que él iba a pesar de todo lo plasta que me podría poner, porque yo como plasta no tengo rival, es más, ni siquiera el otro manolito, el gafotas, me gana
justo al llegar a la plaza de sta maría, bajando las escaleras, sonaba lobo lópez, llamé a la jane para que le llegara el rumor de la voz de kiko

el otro día escuchando la canción, me vino a la mente esto

la verdadera historia de lobo lópez

yo un día iba a viajar en avión, me encontré sentada en esas largas salas tan largas como las esperas justo al lado del mismísimo lobo lópez

escuchaba una y otra vez la canción de kiko (a veces yo hago eso: escucho una y otra vez la misma canción, pensé "ya tenemos algo en común")

reconocí a lobo, porque de vez en cuando lloraba y dejaba resbalar alguna que otra lágrima con una maestría largamente aprendida, lobo lópez llora lento y por eso le duele tanto
le ofrecí un caramelo de eucalipto,
lo tomó,
lo desnudó,
se lo llevó a la boca
y lo saboreó largamente

de reojo, durante unos instantes, seguí el rítmico movimiento de su lengua dándole vueltas

al fin pregunté:

"¿es usted lobo lópez?"
"lobo por parte de padre,
 lópez por parte de madre", contestó
"tiene nombre de cuento,
  mejor dicho de personaje de cuento", proseguí

puso una vez más la canción y la escuchamos en silencio, en esta ocasión él lloró copioso, le tendí un pañuelo de papel porque por lo general a los personajes de cuento no se les ven los mocos, ni siquiera se les intuyen

las gentes iban y venían, presurosas, raudas, con miedo a perder sus destinos

se levantó despacio
me tendió su mano
la estreché

"hora de irse, anuncian mi vuelo", dijo
"quizás seamos compañeros de viaje"
"tal vez, ¿a dónde va usted?", preguntó
"¿yo? a casa de mi abuelita..."