Agosto del 2006


Ylla

Publicado en La palabra que sana. el 31 de Agosto, 2006, 21:27 por Pablo-san

Vuelvo a ser invitado por Inari para colgar un texto. Vuelvo a ser inventado y a inventar. En las rojas tardes de mi infancia, allá en la planicie de Eridania, a los pies del Monte Olimpo, entre la polvareda leía libros sobre imaginarias civilizaciones en nuestro vecino planeta, la Tierra. Hoy sabemos que allí la vida es imposible: hay demasiada agua. De cualquier modo, aunque la ciencia nos diga lo contrario, nunca dejaremos de soñar con otras tierras, donde gentes como nosotros viven y mueren, crean y son creados.

Aquí les pongo un texto que un terráqueo escritor imaginario, al que aquí llamaré Ray Bradbury, escribiría sobre una familia común y corriente de nuestras rojas tierras:

"Tenían en el planeta Marte, a orillas de un mar seco, una casa de columnas de cristal, y todas las mañanas se podía ver a la señora K mientras comía la fruta dorada que brotaba de las paredes de cristal, o mientras limpiaba la casa con puñados de un polvo magnético que recogía la suciedad y luego se dispersaba en el viento cálido. A la tarde, cuando el mar fósil yacía inmóvil y tibio, y las viñas se erguían tiesamente en los patios, y en el distante y recogido pueblo marciano nadie salía a la calle, se podía ver al señor K en su cuarto, que leía un libro de metal con jeroglíficos en relieve, sobre los que pasaba suavemente la mano como quien toca el arpa. Y del libro, al contacto de los dedos, surgía un canto, una voz antigua y suave que hablaba del tiempo en que el mar bañaba las costas con vapores rojos y los hombres lanzaban al combate nubes de insectos metálicos y arañas eléctricas."

Alejandrísima Pizarnik.

Publicado en La palabra que sana. el 28 de Agosto, 2006, 15:36 por Inari
EN UN EJEMPLAR DE "LES CHANTS DE MALDOROR"

Debajo de mi vestido ardía un campo con flores alegres como los niños de la medianoche.
El soplo de la luz en mis huesos cuando escribo la palabra tierra. Palabra o presencia seguida por animales perfumados; triste como sí misma, como el suicidio; y que me sobrevuela como una dinastía de soles.

Más de Estevo Creus Andrade.

Publicado en La palabra que sana. el 25 de Agosto, 2006, 13:42 por Inari

(I)

Unha muller que non coñecía
Quixo venderme trescentos buracos e un aroma.
Aquel día
Saqueille un peixe de debaixo do sombreiro
E metinllo por entre os ollos.

Que bonito
-dixo-
o día é moi bonito.

Agora xa hai anos que saímos
A visitar todas as pontes
E a tocarnos as estrelas

Que bonito
-dixo-
que bonito
é ver
como morren os xigantes
por debaixo das pontes
e non pasar de longo.

De mañanita.

Publicado en Crónica de ultramar. el 25 de Agosto, 2006, 10:25 por Inari

en casa, de mañanita

por la mañana aquí: nunca llueve (nunca es, desde que llegué)

el miércoles fui testigo de un pequeño ensayo del diluvio universal
-encogí dos centímetros por lo menos-


en casa, de mañanita

café y silencio con ladrido de perro que exige
todas las mañanas del mundo huelen a algo - básicamente depende de donde despiertes-


en casa, de mañanita

apuro un títere futuro regalo de cumpleaños, con sus dientes afilados y su cara de todavía no saber a dónde
esta mañana huele a pegamento de contacto

y no sé qué es más evocador: el recuerdo de la lluvia, el sabor del café o este perfume pegajoso que me nubla la vista

en fin,

buenos días

Lizardi de Bernardo Atxaga

Publicado en La palabra que sana. el 24 de Agosto, 2006, 0:59 por Pablo-san
Lizardi, vino Rimbaud preguntando por ti,
y le dijimos
que también nosotros te esperábamos,
que hacía mucho tiempo que no aparecías
por casa;
y nos sentamos sobre la hierba
a comer relojes,
y enviamos mensajeros
a la torre de Alós
por ver si estabas
ahuyentando cuervos
en aquellas largas escaleras.
Luego escuchamos la campana,
los ladridos de los perros.
Surgías de pronto en el camino,
dando tumbos,
estabas por fín entre nosotros,
pero sólo eras
un cadaver
sentado en el trono de un otoño ya perdido.
Alguién cerró tus ojos,
adiós, adiós,
y amanecía sobre las zanahorias, sobre la huerta
cuando te enterrábamos,
oh petit poete,
sin canciones sin cohetes,
colocado cuan largo eras
entre los terciopelos de un hueso de albaricoque.

Temblor del cielo

Publicado en Crónica de ultramar. el 22 de Agosto, 2006, 12:14 por Inari

el otro día hubo un temblor

hablaba yo por teléfono con una señorita que me dijo
"me puedes marcar en 5 minutos? es que está temblando y tengo que evacuar el edificio"

cortocircuito "temblando dónde?"
una voz desde la habitación lo corrobora: aquí

yo ni me entero

pero luego cuando ya se fue tiemblo de no enterarme

Nocturno en que nada se oye

Publicado en La palabra que sana. el 21 de Agosto, 2006, 23:10 por Inari

NOCTURNO EN QUE NADA SE OYE

En medio de un silencio desierto como la calle antes del crimen
sin respirar siquiera para que nada turbe mi muerte
en esta soledad sin paredes
al tiempo que huyeron los ángulos
en la tumba del lecho dejo mi estatua sin sangre
para salir en un momento tan lento
en un interminable descenso
sin brazos que tender
sin dedos para alcanzar la escala que cae de un piano invisible
sin más que una mirada y una voz
que no recuerdan haber salido de ojos y labios
¿qué son labios? ¿qué son miradas que son labios?
Y mi voz ya no es mía
dentro del agua que no moja
dentro del aire de vidrio
dentro del fuego lívido que corta como el grito
Y en el juego angustioso de un espejo frente a otro
cae mi voz
y mi voz que madura
y mi voz quemadura
y mi bosque madura
y mi voz quema dura
como el hielo de vidrio
como el grito de hielo
aquí en el caracol de la oreja
el latido de un mar en el que no sé nada
en el que no se nada
porque he dejado pies y brazos en la orilla
siento caer fuera de mí la red de mis nervios
mas huye todo como el pez que se da cuenta
hasta ciento en el pulso de mis sienes
muda telegrafía a la que nadie responde
porque el sueño y la muerte nada tienen ya que decirse.

Xavier Villaurrutia.

Vicente Huidobro (I)

Publicado en La palabra que sana. el 21 de Agosto, 2006, 22:52 por Inari

LAS OLAS MECEN AL NAVÍO MUERTO

Yo en la orilla silbando,
             miro la estrella que humea entre mis dedos.

Estevo Creus Andrade

Publicado en La palabra que sana. el 9 de Agosto, 2006, 16:34 por Inari

Fai un tempo, Alberte prestoume este libro de Estevo Creus, Areados, dixo que me ía gustar moito e así foi. Con el gañou o Premio de Poesía Miguel González Garcés no 96. Teño que dicir, que foi dos poucos libros que viaxou a México desta vez. E aquí anda, dándose a ler a quen queira.

I

Quero
que vos caian na cabeza
un par de tigres.
Que vos anden pola boca todo o día
que vos resoen na cara
que penetren nos vosos ollos
e non saibades por que.
Que vos cansen
que vos abafen
que vos farten
que vos saian da memoria
máis profunda
quizais ás doce en punto
cando ninguén o espera.

Quero que vos caian na cabeza
un par de tigres

así de dolorosos.

NOTA DO AUTOR. DECLARACIÓN DE INTENCIÓNS.

El gentilicio de la luz.

Publicado en Crónica de ultramar. el 8 de Agosto, 2006, 23:04 por Inari

desde que llegué pasaron muchas cosas, muchas cosas en las vidas de todos, pero me voy enterando de a poquitos

sé que allá hace calor porque el sol tiene los brazos muy largos
y a veces enfadado me escribe cartas y me cuenta sus penas

"es que no me saben apreciar", escribe con una letra perfecta, "tanta gente mirándome con cara de lluvia es difícil de aguantar", una caligrafía perfecta

entonces yo lo llamo por teléfono a una hora en que esté despistado

-"¿trabajando?"
-"descansando"
-"mira", me pongo seria y el tono de mi voz se asusta, "ayer me dijeron una cosa"
-"¿sobre mí?"
-"no exactamente"
-"si me llamas a estas horas por algo será, cuenta"
-"me preguntó ika si lucense era el gentilicio de la luz..."
silencio perfecto
-"esto le da un giro a la historia", susurra
-"lo sé"
-"gracias"
silencio
-"y yo enfadado por su cara de lluvia... igual es pa disimular..."
-"cousas veredes..."

de todas las personas habidas y por haber en el mundo mundial soy la más sorprendida
de todos los cocodrilos que me encontré en la vida, sin duda el sol es el más redondo

 

Malva Flores.

Publicado en La palabra que sana. el 8 de Agosto, 2006, 19:51 por Inari

MALVA FLORES
(Ciudad de México, 1961) 
Poeta, traductora y editora. Becaria del Instituto Nacional de Bellas Artes (1985). Obtuvo el Premio Nacional de Poesía "Elías Nandino" en 1991. Ha sido becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en el área de ensayo (1993-1994) y de poesía (1995-1996).
 

Ultimamente leí un libro titulado Chiapas voces particulares,(Consejo nacional para la Cultura y las Artes de México) selección, prólogo y notas hechos por ella.

La ilusión entra por los ojos. 
Mirar es perder 
la brújula, el oriente. 
Ojos de mosca 
para mirarlo todo. 
Para saberlo todo, piedra. 
Inagotable piedra en el mutismo, 
en la ceguera. Inmóvil y cierta. Aquí. 
Que la ilusión va en otra vía.
 

(Ladera de las cosas vivas)

¿Hai ogros na Lúa?

Publicado en Camiño dos cogumelos. el 8 de Agosto, 2006, 1:53 por Inari

Seguimos aquí.
Lémbronos. No Mesón do Forno de Lugo. Apurando o decorado da primeira posta en escena. "¿Hai ogros na Lúa?" Hainos. Hainos por todas partes. Choveron ogros, cochos, princesas, ornitorrincos, vacas, poetas, lunáticos, dragóns, lúas, tormentas, nanas, bruxas, cabaleiros...

Nunca choveu que non escampara.

Nunca escampou que non voltara chover.

Sobre cocodrilos (I)

Publicado en Crónica de ultramar. el 7 de Agosto, 2006, 13:20 por Inari

leo en una web que Mariasun Landa dice "escribir consiste en saber estar sola"

y luego en otra habla de los cocodrilos... su libro "un cocodrilo debaixo da cama", editado por Galaxia cayó en mis manos, en mis manos lo traje a Méx, y de ahí se fue volando en la maleta de Maya para Chile

así pues, lo leí estando en esta ciudad superpoblada de cocodrilos y me dio mucho que pensar, me dio tanto que pensar que empecé a escribir sobre ellos, como si fuera el entomólogo encargado de hacer el estudio sobre la famosa cigarra y la mentada hormiga

pronto me di cuenta que me falta vocabulario para andar por el mundo

igual es por eso que cuando llego a los sitios camino despacio

ayer me estuve acordando de Lugo, sitio del mundo donde sin lugar a dudas se dan cita algunos de los más ilustres y entrañables cocodrilos y cocodrilas, tenía que decirlo, es el lugar del mundo que mejor me conoce, qué miedo!

El eterno dolor de muelas.

 

Un cocodrilo que lee un cuento que lleva por título “El hombrecito vestido de gris” (donde se cuenta la historia de un hombre frustrado al que todo le sale mal, que va siempre vestido con su traje gris, y que finalmente finge tener un eterno dolor de muelas para no tener que enfrentarse al mundo; afortunadamente los cuentos cambian al final y el hombre triunfa en lo que más le gusta: la canción; y deja de fingir). Ese mismo día, en el autobús, suena la canción del hombre al que le roban el mes de abril y que curiosamente y sin que sirva de precedente también viste de gris.

Nuestro cocodrilo baja la vista. Se palpa con cuidado la mandíbula y el pañuelo que sujeta su boquita que no es precisamente de piñón. A él, no le hace falta fingir, pero se siente como el hombre vestido de gris. Una lágrima de cocodrilo le sorprende rápida  y rueda veloz hasta perderse dentro de su camisa.  Escalofrío. Mete una mano en el bolsillo de su chaqueta y saca un calendario. No recuerda los meses. Lo mira. Ni siquiera recuerda qué año qué día. Pero irónicamente es abril. Y ya sabemos que abril es el mes más cruel.

Xosé Luís Méndez Ferrín

Publicado en La palabra que sana. el 7 de Agosto, 2006, 3:17 por Inari

Estás como caída.


Estás como caída, 
depresión ou lobos azúis e lonxe esfragándose antigos.


Estás, amor, perdida, 
ledamente ensarillada en ti, ledamente 
acompasada á morte que se achega con tatuaxe de festa. 


Estás, oh castiñeiro de vran, 
cobexando tropas de saltóns e chuchameles murchos.


Estás de ventre aberto 
e unha procesión de agres berros, volvoretas, 
arrótanche as entrañas e os adentros sen luz.


Estás, fuxinte, 
eiquí e non estás porque sábe-lo arte 
de seres simultánea e agallopar cos ollos os teus trigos nativos 
poderosamente ateigada de sol e de mapoulas.


Estás en min, coma quen ten, sin nome, 
un melro ou un fouciño pra conqueri-los días 
nos que ti non estás, nos que ti non estás, nos que ti non estás.


De Con pólvora e magnolias

Pablo Ibáñez De Lille

Publicado en La palabra que sana. el 6 de Agosto, 2006, 19:05 por Inari

PABLO IBÁÑEZ DE LILLE (Chilango por nacimiento y gallego de vocación)

ANATOMÍA

Los labios son la flor de lo que digo
y sus raíces hunde la garganta
en el mar pulmonar en que navega el ritmo.

Eunice Odio.

Publicado en La palabra que sana. el 6 de Agosto, 2006, 17:26 por Inari

EUNICE ODIO
(San José, Costa Rica 1922- México 1974)

DECLINACIONES DEL MONÓLOGO

I
Estoy sola,
muy sola,
entre mi cintura y mi vestido,
sola entre mi voz entera,
con una carga de ángeles menudos
como esas caricias
que se desploman solas en los dedos.
Entre mi pelo, a la deriva,
un remero azul,
confundido,
busca un niño de arena.
Sosteniendo sus tribus de olores
con un hilo pálido,
contra un perfil de rosa,
en el rincón más quieto de mis párpados
trece peregrinos se agolpan.

II
Arqueándome ligeramente
sobre mi corazón de piedra en flor
para verlo,
para calzarme sus arterias y mi voz
en un momento dado
en que alguien venga,
y me llame...
pero ahora que no me llame nadie,
que no quepo en la voz de nadie,
que no me llamen,
porque estoy bajando al fondo de mi pequeñez,
a la raíz complacida de mi sombra,
porque ahora estoy bajando al agónico
tacto de un minero, con su media flor al hombro,
y una gran letra de te quiero al cinto.
Y bajo más,
a las inmediaciones del aire
que aligerado espera las letras de su nombre
para nacer perfecto y habitable.
Bajo,
desciendo mucho más,
¿quién me encontrará?
Me calzo mis arterias
(qué gran prisa tengo),
me calzo mis arterias y mi voz,
me pongo mi corazón de piedra en flor,
para que en un momento dado
alguien venga,
y me llame,
y no esté yo
ligeramente arqueada sobre mi corazón, para verlo.
y no tenga yo que irme y dejar mi gran voz,
y mi alto corazón
de piedra en flor.

Celtia por Lupe Bao

Publicado en Camiño dos cogumelos. el 6 de Agosto, 2006, 16:22 por Inari

Celtia 1996-2000

    

 O Grupo Literario Celtia naceu co obxectivo de intercambiar coñecementos e sentimentos sobre a literatura. Nun primeiro momento o grupo estaba conformado exclusivamente por alumnas e alumnos das facultades de Filoloxía Hispánica e Humanidades do Campus de Lugo (Esme Quiroga, Raquel López Cendán, Majo Gayoso, Álex Amor, Eva Cabo, Ana ————-, Elba ———- e Lupe López). A estructura era pechada, de feito o seu nome inicial era "Círculo Literario Celtia" e as súas actividades limitábanse ás tertulias semanais e ó intercambio de obras alleas e propias.
 Non tardaron en chegar os primeiros recitais e con eles as primeiras disensións internas. A maior parte dos compoñentes defendiamos a apertura do "círculo". Desta época datan as primeiras tertulias abertas, nas cales participaron Jorge de Vivero, Primitivo Iglesias, Darío Xohán Cabana, ———-. Esa necesidade de apertura e promoción literaria levounos a organiza-lo primeiro recital na Facultade de Humanidades (TÍTULO, DATA) promocionado entre o seu alumnado por Claudio Rodríguez Fer, Carmen Blanco e Ángeles ———-, fideles apoios nestes primeiros momentos. Para daquela a participación dalgúns membros de Celtia en espectáculos teatrais da Aula de Teatro Universitaria e de Cacharrada Parda proporcionounos, por unha banda, novos membros (Guillermo———-, Rocío Bello, Irene———) e, por outra, unha concepción teatralizante e teatralizada dos recitais. A esta etapa pertence tamén a nosa primeira participación na Noite dos Tolos do Clavicembalo e o segundo recital na Universidade (—————-,———-), así como a primeira participación en actos de denuncia e compromiso social (Emo,———-,———-). Estes recitais amosáronnos unha regaña dentro do propio grupo que logo se vería como insalvable, provocada por diversas cuestións: a progresiva tendencia tetral dos recitais, a apertura definitiva do grupo,  o compromiso social...
 A pesares da diversidade e radicalidade das nosas posturas persoais ó respecto destas cuestións, somentes abandoaron o grupo dúas persoas. Pero foi dabondo para poder obter unha clara definición do grupo. Dentro das posibilidades de cada membro, os recitais teatralízanse definitivamente: se o obxectivo é a divulgación de tódolos xéneros literarios dentro de tódolos estratos sociais (esto amosa xa o noso compromiso social), o medio non pode ser outro. Por fin se abriu definitivamente o grupo: tódolos temas, tódalas artes, tódalas xentes tiñan cabida na nosa teima dunha arte total que forma parte de todo e da que todo forma parte. Nos recitais e nas tertulias comenzaron a aparecer  nov s compoñentes e "asociad s"  (Alberte———, Manuel Polo, María Quiroga, Miriam———¿??,...). Tal concepción do mundo e a arte conlevaba inevitablemente (aínda que con matices individuais) un explícito aínda que non definido compromiso político. Esta foi a etapa de maior colaboración con outro grupos e asociacións, así como a máis productiva tanto en creacións como en representacións. Estas colaboracións, unido á carencia de ofertas similares para unha cidade universitaria en expansión e á aparición da primeira Televisión de Lugo, popularizou ó Grupo e provocou unha demanda que nos chegou a resultar asfixiante por momentos. Desta etapa destacan recitais como_____________  


 O desgaste inevitable tempo, o uso (e o abuso), as idas e vidas d s compoñentes e as diverxencias propias dun grupo tan heteroxéneo como era Celtia aceleraron  a degradación e o cansancio da maior parte de nós, urxía unha refundación ou, como algúns críamos, unha eutanasia inmediata antes de ve-lo proxecto tan dexenerado que se convertise no contrario de si mesmo. O grupo, xa mermado, dividiuse definitivamente na Sega do 2000.

Ika - En tu cosmos

Publicado en General el 5 de Agosto, 2006, 23:12 por Inari
Desde el mismito corazón del DF hasta el infinito y más allá.
Disfrútalo.